Las cámaras de CCTV y las cámaras IP son dos tecnologías diferentes que se utilizan habitualmente en sistemas de seguridad para monitorizar y controlar áreas de forma eficiente.

Mientras las cámaras CCTV se basan en un circuito cerrado de televisión, las IP cam o cámaras IP se conectan directamente a una red y permiten transmitir y grabar en tiempo real.

En la web de Mercasat puedes encontrar modelos de ambos tipos de cámaras de seguridad para que selecciones el que mejor se adapte a tus necesidades.

Funcionamiento y tecnología

La transmisión de la señal de las cámaras CCTV se realiza habitualmente a través de cables, bien directamente a los monitores, o a un sistema de almacenamiento. Su funcionamiento está relacionado con un circuito cerrado que incluye las cámaras, el cableado y los sistemas de visualización y grabación.

Las cámaras IP son dispositivos digitales que se conectan a una red IP (bien por cable o por conexión de red inalámbrica) y donde cada una de ellas cuenta con su propia dirección IP. A través de esta dirección las IP cam son accesibles de forma remota permitiendo su control y configuración (por ejemplo, a través de una consola o de un smartphone). La transmisión se ejecuta a través de la propia red lo que proporciona un alto nivel de flexibilidad.

Instalación

Hacer una instalación de un circuito cerrado de televisión es un proceso más complejo y costoso debido a la necesidad de realizar un cableado. Montar un sistema de videovigilancia con cámaras IP es mucho más sencillo, sobre todo, si se opta por conectarlas y transmitir mediante wifi.

Calidad de imagen

La calidad de la imagen emitida por ambos sistemas dependerá de los modelos de cámara que se utilicen, aunque lo habitual es que las cámaras IP permitan transmitir una mayor calidad de imagen (mayor resolución, como HD e incluso 4K).

Recomendado para ti:
Razones para comprar celulares samsung en 2024

Almacenamiento de datos

Los sistemas de seguridad CCTV son circuitos cerrados donde las grabaciones se guardan en un sistema de almacenamiento local. Con las cámaras IP se da el salto a la nube, permitiendo que el sistema almacene las grabaciones en servicios en la nube (por lo que permite acceder a los mismos desde cualquier lugar y a cualquier hora).

Costo

La inversión inicial en un sistema CCTV es normalmente inferior a la alternativa de utilizar cámaras IP. Sin embargo, estas últimas ofrecen características avanzadas y un menor costo de mantenimiento por lo que su retorno de inversión o ROI, será mayor a largo plazo.

Seguridad

Un sistema de seguridad con cámaras de circuito cerrado no está conectado a la red por lo que no estará expuesto a ciberataques como ocurre con los sistemas basados en cámaras IP. Por lo tanto, la seguridad de las grabaciones es mayor en un sistema que almacena localmente la información como las cámaras CCTV, aunque el nivel de protección de las cámaras IP cada vez es más alto.

Los sistemas de videovigilancia tradicionales con cámara CCTV siguen usándose en la actualidad, sobre todo para el control de zonas interiores y espacios acotados, o cuando se quiere tener mayor control y seguridad de las imágenes almacenadas.

Poco a poco, las cámaras IP se están convirtiendo en los dispositivos habituales debido a todas las ventajas que proporciona su capacidad de conectarse a la red y ser controladas de forma remota.