Un dominio es el nombre que solemos vincular directamente a una dirección física de una computadora. Es decir que un dominio es el acortamiento de una dirección de un dispositivo conectado a la red. ¿Te interesaría saber un poco más de los dominios?

¿Qué sería un dominio?

A la hora de comenzar un proyecto buen comienzan a aparecer este tipo de palabras. Muchos no saben qué significan. Sin embargo aquí podemos enterarnos bien en qué consiste en lo que es un dominio. El dominio es, en resumen, el nombre alfanumérico que se puede vincular con una dirección física. Vendría a ser el nombre exclusivo que se le asigna a tu sitio web dentro de Internet.

Es decir que un dominio sería el equivalente a la matrícula de un coche, simplemente que aplicado dentro de la Red Virtual. Humanizando la red. La utilización de los dominios tiene un motivo.

Este motivo es un intento de “humanizar” la red virtual en la que convivimos muchísimos navegantes. Es decir, realizar la navegación más sencilla y accesible para muchas personas. Esto generará que sea más sencillo de recordar un dominio.

En cambio los doce dígitos que contiene una dirección IP son extremadamente difíciles de recordar. Si a eso le multiplicamos que tenemos millones de portales en la web… Se nos complicaría un poco recordar tantos números ¿No es así? Recordando un millón de números a diario… Volvería imposible que muchos usuarios encuentren tu web en la red.

Pequeños beneficios

El uso del dominio vinculado a tu página web tiene grandes beneficios. Uno de ellos es que permite que los usuarios dentro de la red te puedan buscar dentro de Internet. Es decir que te encontrarán por medio del nombre de tu web. Permitiendo que puedan ver todo el contenido de tu web.

Esto es mucho más fácil que acceder desde tu ip, ¿no? ¿Qué por qué hablo de las direcciones IP? Ya veremos…

Las direcciones IP

Primero que nada debemos de saber que todo el Internet se basa en direcciones IP. Las direcciones IP son las siglas de Protocolo de Internet.

Es decir que son números de conexión que informan sobre qué computadora nos encontramos conectados a Internet. Es decir que la dirección IP identifica una interfaz en red. La dirección de mi página web sería un número extremadamente largo. Por ejemplo la dirección IP de Google es 209.85.195.104.

Parece un número difícil de recordar, ¿no? No es una opción práctica a la hora de que me encuentren dentro de la Internet. Sin embargo tengo otras opciones para que accedan a mi página web. Una de estas opciones es solicitar el nombre de mi empresa, vinculada a una dirección IP.

Es decir que si escribimos www.google.com nos redirigirá automáticamente a la dirección IP de Google. Esta dirección se encuentra almacenada en la web y se encuentra conectada a un servidor web. Esto permite que todos puedan encontrarte más fácilmente.

Dividiendo el dominio

¿Sabían que el dominio tiene dos partes? Cuenta con una primera parte que es el nombre de la organización. En nuestro ejemplo con Google sería el nombre “Google”. Y también posee una segunda parte. Esta segunda parte es el tipo de dominio al que pertenece.

En este ejemplo sería el “.com”. El dominio .com pertenece a una organización comercial (por eso el “com”. Una de las más comunes en la web. Otros ejemplos serían .net (network) y .org. (organización) El nombre es lo que realmente va a identificarte a la hora de que te encuentren por la red.

E incluso hará que tus visitantes te recuerden más fácilmente. Tu nombre permitirá que tengas una mejor imagen corporativa ante tus futuros clientes. Al mismo tiempo demostrará tu interés por mantener la imagen de tu empresa en el mundo virtual.

El nombre que decidas para tu sitio web puede ser variado. Debes de recordar que deberá ser algo relacionado con lo que deseas hacer. Es decir que puede ser el nombre de tu negocio, una frase que se relacione con tus productos, o cualquier cosa que llame la atención de tus potenciales clientes.

El nombre no es lo único importante

Si bien la elección de un nombre es muy importante, también lo es la elección de su dominio. ¿Sabías que dependiendo de la elección de tu domino tendrás extensiones distintas? Cada dominio tiene una información diferente.

Por ejemplo, Google tiene muchas extensiones diferentes. Como por ejemplo Google.com, Google.es, entre otros. Este tipo de extensiones de dominio se conocen como dominios de nivel superior. Es así como se conoce a este tipo de partes de dominio.

De esta forma se puede estructurar y catalogar a los sitios web dentro de Internet. En este sentido la elección de un dominio es igual de importante que la de un nombre, ya que ofrecerá una mejor ubicación de tu web dentro de los motores de búsqueda.

¿Cómo puedo solicitar un dominio?

Es de lo más sencillo. Primero debes de encontrar una página web de un registrador de dominios acreditados. Luego debes de utilizar el buscador de dominios. Dentro del buscador debes de elegir el nombre del dominio que más te beneficie.

Es decir que ayude a que tus posibles clientes te encuentren más fácil en la web. Cuando ya selecciones tu extensión de dominio debes de comprobar si el nombre de tu dominio se encuentra disponible o si ya está registrado. Si se encuentra registrado no podrás utilizarlo.

[Total:0    Promedio:0/5]
css.php