Gestionar las diferentes áreas de una empresa de forma centralizada no resulta sencillo sin usar las herramientas adecuadas.

El ERP para empresas, siglas de Planificación de Recursos Empresariales, consiste en software compuesto por diferentes aplicaciones para automatizar y centralizar la gestión de todas las áreas productivas u operativas del negocio.

Un ERP permite controlar la gestión y la información de áreas como atención al cliente, finanzas, recursos humanos, compras, logística, marketing o producción, entre otras. Un software completo que facilita la gestión del día a día de la organización, así como favorece la toma de decisiones de negocio.

Pero, ¿Cuáles son los principales beneficios de usar un ERP en una empresa?

Entre los beneficios más interesantes de utilizar un ERP podemos destacar por su importancia los siguientes:

Toma de decisiones

Gracias al uso de un ERP se centraliza la información del negocio aumentando su disponibilidad y la calidad de la misma. Esto permite acelerar los tiempos de respuesta y la toma de decisiones al acceder a la información instantáneamente teniendo una visión global del negocio. Además, todos los datos de la empresa están protegidos, ya que se encuentran en una única base de datos con acceso restringido a los usuarios autorizados por la propia empresa.

Optimización en la gestión

Tener la capacidad de controlar todas las áreas de una empresa desde una única herramienta permite mejorar la eficiencia y la eficacia de la organización. Y es que aporta una visión global de la empresa gracias a la interacción entre las diferentes áreas o disciplinas del negocio. El resultado, una gestión optimizada de la empresa.

Recomendado para ti:
La 10 Mejores Bombillas Inteligentes

Automatización de tareas

El uso de un ERP permite alcanzar un alto grado de automatización de tareas que se realizan de forma repetitiva o periódica. Hablamos de reclamaciones, informes, comunicaciones o seguimientos que pueden automatizarse para dedicar el tiempo a tareas más productivas de la organización. Además, cualquier tarea realizada queda registrada en el ERP, lo que permite realizar un seguimiento de la misma con tan solo buscarla.

Una respuesta personalizada

Antes de utilizar un ERP, la empresa debe realizar una consultoría previa donde descubrir cuáles son sus necesidades al respecto para configurar y adaptar el ERP a sus propios requerimientos. Para ello hay que revisar los procesos del negocio y su actividad principal para determinar qué aplicaciones de un ERP pueden ser las más necesarias para la empresa.

¿Por qué una empresa necesita un ERP?

Además de por todas las ventajas anteriores, una empresa necesita un ERP para trabajar más rápidamente y atender un mayor volumen de trabajo en el menor tiempo posible. Además, la inversión en el ERP se recupera en pocos meses gracias a una importante mejora en la eficacia de los trabajadores. Sin olvidar que es un software muy fácil de utilizar y sencillo de comprender.

Como se puede apreciar, el uso de ERP es una empresa puede suponer un revulsivo en la gestión a nivel global de la misma, así como de las diferentes áreas de negocio.